Ocaso Abierto

Al caer la tarde cerró los ojos y atendió el espacio del estímulo que le sorprendió por la espalda. Se giró buscando su brillo, deseó sus ángulos, bebió sus lágrimas y nadó sobre la superficie de su ánima. Cuando notó que sus gotas se precipataban por la garganta,  se despertó súbitamente entre un mar vivo de sudores y buscó un alivio entre la comisura de un beso húmedo que relajó sus pesares, revolvió su alegría y evitó el enredo de tobillos y manos. Amaneció entonces en el hueco de aquella,  hasta que volvió a caer la tarde.

Cris.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s